¿Es esta la pizza más rápida del mundo?

Nuestros ingenieros han conseguido reducir el tiempo de cocción de una pizza napolitana tradicional de 90 a 37 segundos, fabricando un horno con una temperatura de los elementos de 900 °C/1652 °F. En estrecha colaboración con el chef de pizzas Oskar Montano, podríamos haber creado realmente la pizza más rápida del mundo.

Pizza chef Oskar Montano and Björn Holmstedt, Senior R&D Professional at Kanthal.

Kanthal se caracteriza por la innovación y la curiosidad. Siempre buscamos crear nuevos y mejores procesosde calentamiento en colaboración con nuestros clientes, lo que nos hizo pensar en... pizza. Sí, siga teniendo paciencia. Nuestra innovadora tecnología de calentamiento eléctrico produce altas temperaturas, así como un calentamiento uniforme y preciso. Además, la pizza es tanto un plato que depende de una temperatura exacta como la «mejor forma de hacer las cosas», siguiendo tradiciones y resultados de orgullo. Nos planteamos este interrogante: ¿Podemos desafiar esas convenciones y utilizar nuestra tecnología para construir el horno de pizza más rápido del mundo?

The world's fastest pizza: How we made it

Björn Holmstedt, que es uno de nuestros ingenieros de I+D más creativo y un gran entusiasta de la pizza, decidió averiguarlo. Si tuviera éxito, sería una excelente manera de mostrar el poder de trabajar juntos para crear una verdadera innovación (y, de hecho, la pizza estará bastante cerca de la empresa: La primera pizzería de Suecia abrió cerca de nuestra fábrica de Hallstahammar).

Pero, ¿qué tan rápido es el horno de pizza más rápido del mundo? Investigamos un poco y descubrimos que una pizza napolitana, considerada por muchos el estilo de pizza perfecto, se hornea, generalmente, en unos 90 segundos a alrededor de 450 °C/800 °F. Con algunos tipos de hornos, esto se puede reducir a un minuto. Incluso encontramos a alguien que, utilizando bobinas Kanthal y mucha leña, logró hornear una pizza en 45 segundos. 45 segundos es bastante rápido; entonces, ¿podríamos superarlo a ciencia cierta?

«Siempre disfruto asumiendo un desafío difícil y, como sé que el calor juega un papel tan importante en la preparación de la pizza, vi este experimento como una combinación perfecta para nosotros», comenta Björn Holmstedt, profesional sénior de I+D en Kanthal.

«Como nuestra tecnología puede producir calor hasta los 1850 °C/3360 °F, la temperatura alta no es un problema. Sin embargo, hacer pizza es un arte de precisión. Por lo tanto, también necesitábamos aprovechar nuestra tecnología para proporcionar una temperatura alta y precisa que pudiéramos controlar fácilmente».

Para asegurarnos de que no solo hicimos una pizza rápida, sino también de forma rápida y verdaderamente genial, nos pusimos en contacto con uno de los principales expertos en pizza de Suecia: Oskar Montano, copropietario de la célebre pizzería de Estocolmo 800 Grader (que significa grados en sueco). Pensó que estábamos locos y no dudó en unirse al equipo.

The pizza oven, constructed in Kanthal’s factory in Hallstahammar.Björn construyó el horno en nuestro laboratorio de proceso. Usó ocho elementos de puerco espín en la aleación de hierro, cromo y aluminio Kanthal® AF, cuatro en la parte superior y cuatro en la parte inferior del horno, algunos reflectores, placas de vidrio y cables. El horno se basa en el principio de calentamiento infrarrojos, es decir, mediante el uso de radiación electromagnética para calentar el objeto que golpea: la pizza, en este caso.

«No me importaba demasiado el aspecto del producto, comenta. «Básicamente, armamos una caja de metal y nos centramos en desarrollar una solución de calentamiento que pudiera ser lo más eficiente posible para el fin determinado».

Después de un período de intensa experimentación y ajustes, finalmente obtuvo la solución perfecta. ¡Su última versión del horno produjo una pizza de gran sabor en no más de 37,55 segundos!

Timer_Photo Cred August Dellert.jpg

«Estoy sorprendido. Nunca pensé que fuera posible. Como chef, me apasiona crear la pizza perfecta y siempre busco mejorar lo que hago», explica Oskar Montano. «Ningún detalle es tan pequeño como para obviarlo. Y en la gente de Kanthal encontré compañeros con mi misma obsesión».


¿Le gustaría saber más sobre el proyecto o hablar con nuestro Departamento de I+D para ver qué podemos hacer juntos?


Comuníquese con Dilip Chandrasekaran, director de I+D de Kanthal. dilip.chandrasekaran@kanthal.com

Productos relacionados

El horno está hecho con aleación de hierro-cromo-aluminio Kanthal® AF. Se utiliza normalmente como elemento de calentamiento tanto en hornos industriales como en electrodomésticos. Es posible que su tostadora o fogón estén hechos con esta aleación.

Kanthal® AF y otras aleaciones
Elementos de calentamiento
Módulos de calentamiento
Tubos de horno
Electrificación y otros servicios

Contactar

¿Tiene alguna consulta o simplemente quiere hacer una pregunta?

Contáctenos

Manténgase informado

¡Suscríbase a nuestras noticias para obtener más información como esta!

Suscribir

Calentamiento eléctrico

El futuro de la tecnología de calentamiento: Una solución eléctrica. Nuestro director de I+D, Dilip Chandraserkaran, explica los beneficios del calentamiento eléctrico.

The future of heating technology. It's electric.

¿Quiere saber más?

¿Es usted periodista y quiere saber más sobre el proyecto o necesita imágenes en alta resolución?

Ir al comunicado de prensa

Sobre la tecnología

El horno se basa en el principio de calentamiento por infrarrojos, lo que significa que utiliza radiación electromagnética para calentar el objeto que golpea.

Además de la radiación electromagnética, hay reflectores que ayudan a difundir el calor.

El horno tiene ocho elementos de puercoespín en aleación de hierro, cromo y aluminio Kanthal® AF, cuatro en la parte superior y cuatro en la parte inferior. La temperatura del elemento es de 900 °C.

El alambre de resistencia eléctrica Kanthal® AF se puede utilizar a temperaturas de hasta 1300 °C/2370 °F.

La aleación Kanthal® AF se eligió por su excepcional estabilidad de forma a altas temperaturas junto con muy buenas cualidades oxidantes.

El diseño puercoespín de los elementos proporciona una buena uniformidad de temperatura ya que el calor radiante junto con la superficie más grande de la bobina contribuye a un mejor desempeño de los elementos.