La electrificación es clave a medida que la industria siderúrgica de Estados Unidos limpia sus actividades

La sostenibilidad está más arriba en la agenda global que nunca, y en ninguna parte más que en los Estados Unidos, donde el presidente Joe Biden busca reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel nacional a menos de los niveles de 2005 para 2030. La electrificación será clave para esta evolución en la industria siderúrgica.

"Es de suma importancia para la industria siderúrgica de Estados Unidos ser más sostenible", dice Baskar Vairamohan, gerente principal de Proyectos del Instituto de Investigación de Energía Eléctrica (EPRI). "Las tecnologías eléctricas pueden ayudar a reducir las emisiones, aumentar la productividad, reducir el desperdicio de productos y mejorar la calidad del producto".

Baskar Vairamohan, Principal Project Manager at the Electric Power Research Institute (EPRI)

EPRI es una organización sin fines de lucro para la investigación energética y ambiental de interés público, que se centra en temas relacionados con la energía eléctrica. Su investigación muestra que la electrificación eficiente tiene el potencial de aumentar la eficiencia energética y la flexibilidad de la red, aumentar la productividad y mejorar la calidad del producto, al tiempo que reduce las emisiones, ahorra agua y mejora la seguridad en toda la sociedad. Además de otros beneficios, la aplicación de tecnologías eléctricas eficientes en lugar del uso directo de combustibles fósiles puede ofrecer posibles mejoras de salud y seguridad a los trabajadores en diversas instalaciones comerciales e industriales.

Aun así, Vairamohan explica que el gas sigue siendo la solución de calentamiento número uno en los Estados Unidos. Cerca del 90 por ciento de la industria siderúrgica del país continúa utilizando gas de combustibles fósiles o llama abierta para el precalentamiento de las cucharas, aunque la electricidad es ampliamente utilizada en el proceso de fabricación de acero en sí.
"Aunque el uso global de electricidad es de tan solo alrededor del 17 por ciento, el Departamento de Energía de EE. UU. estima que aproximadamente dos tercios del acero del país se producen utilizando hornos de arco eléctrico", comenta. "Entonces, si bien una tecnología eléctrica ya es la número uno en la fabricación de acero, no ocurre lo mismo con el tratamiento térmico o la producción de hierro".

La electrificación beneficiaría a los productores de acero de Estados Unidos

Según Vairamohan, el calentamiento eléctrico podría ofrecer beneficios considerables a los productores de acero de Estados Unidos. Por ejemplo, el calentamiento eléctrico ofrece un calentamiento rápido y una producción de velocidad de arranque rápida; alta eficiencia térmica de hasta el 90 por ciento, lo que reduce al mínimo el uso de energía y la pérdida de calor en el lugar de trabajo; y un entorno de trabajo más seguro.

"Los hornos de combustión de gas requieren quemadores, sopladores, ventiladores, chimeneas de escape y controles de emisiones potencialmente costosos", dice. "Sin combustión ni emisiones de combustión, el entorno de trabajo es más seguro, silencioso y cómodo".

Otros beneficios van desde la reducción de los requisitos de espacio en el piso y los costos de mantenimiento significativamente más bajos hasta cero emisiones en el sitio y ahorros significativos por menos pérdida de metal, agrega.

Cómo superar los obstáculos

Entonces, ¿por qué el continuo temor al cambio?
"No creo que se trate tanto de escepticismo como de otros obstáculos, como la falta de fondos de capital, la falta de conciencia y el deseo de seguir con procesos conocidos", dice Vairamohan. "Las industrias estadounidenses también pueden estar ligeramente por detrás de sus contrapartes en otros países porque el costo del gas natural es muy bajo en comparación con otros países que tienen un mayor uso de electricidad en esta industria".
Si bien reconoce que hay margen de mejora, Vairamohan cree que la industria siderúrgica de Estados Unidos está evolucionando, aunque lentamente.

"Según el Instituto Americano del Hierro y el Acero, la industria ha reducido su intensidad energética y la intensidad de las emisiones de gases del efecto invernadero en un 35 y 37 por ciento, respectivamente, desde 1990", dice. "Está constantemente buscando tecnologías nuevas y eficientes para implementar. Sin embargo, algunas empresas siguen rezagadas".

¿Logrará la industria siderúrgica de Estados Unidos cumplir con las ambiciosas políticas de sostenibilidad del presidente Biden? Solo el futuro lo dirá.

Varios ahorros

La conversión de procesos de calentamiento a gas a electricidad en la fabricación de acero produce ahorros en muchas áreas. Según la investigación de EPRI, el calentamiento eléctrico:

  • Ofrece hasta un 90 por ciento de eficiencia térmica
  • Requiere entre el 15 y 20 por ciento menos de espacio en el piso
  • Utiliza hasta un 30 por ciento menos de energía en los procesos de tratamiento térmico por inducción en comparación con los hornos convencionales a base de gas natural
  • Produce menos emisiones en el lugar
  • Emite un 100 por ciento menos de CO y gases combustibles en el lugar
  • Además, los beneficios no energéticos para los clientes incluyen una mayor productividad, una reducción de los residuos (chatarra) y una mejor calidad del producto.

Contactar

¿Tiene alguna consulta o simplemente quiere hacer una pregunta?

Contáctenos

Manténgase informado

¡Suscríbase a nuestras noticias para obtener más información como esta!

Suscribirse


Acerca de EPRI

EPRI es una organización independiente sin fines de lucro para la investigación energética y medioambiental de interés público, que se centra en la generación, entrega y uso de electricidad. Proporciona liderazgo de pensamiento, experiencia en la industria y valor colaborativo para ayudar al sector de la electricidad a identificar problemas, brechas tecnológicas y necesidades más amplias que pueden abordarse a través de programas de investigación y desarrollo en beneficio de la sociedad.