El acero ecológico es el futuro, pero el cambio debe comenzar ahora

El acero ecológico es más caliente que nunca. Pero si bien se necesitará apoyo regulatorio y una mayor disponibilidad de energía limpia para acelerar la transición a la producción de acero neutro en carbono, se pueden hacer cambios para reducir el impacto climático, incluso a corto plazo. Así lo expresa Åsa Ekdahl, directora de Medioambiente y Cambio Climático de la Asociación Mundial del Acero.

Åsa Ekdahl, Head of Environment and Climate Change at World Steel Association

"Para que un futuro bajo en carbono sea realmente viable, se necesitarán cambios en las políticas", dice Ekdahl. "La industria siderúrgica debe dejar claro a los responsables políticos cómo serán sus futuras necesidades de electricidad libre de carbono y cuáles serán los beneficios de una mayor electrificación". Estos beneficios surgirán en gran medida de la sustitución de los combustibles fósiles con electricidad libre de carbono, declara.

Mientras tanto, sin embargo, la red en la mayoría de los países todavía no es capaz de proporcionar electricidad baja en carbono a la escala y el costo necesarios para soportar cambios de gran alcance. Por ejemplo, se espera que el proyecto sueco HYBRIT (Hydrogen Breakthrough Ironmaking Technology), una iniciativa a través de la cual SSAB, LKAB y Vattenfall buscan reemplazar el carbón con hidrógeno libre de fósiles para desarrollar la primera tecnología de fabricación de acero basada en mineral libre de fósiles del mundo, consuma unos 15 TWh de electricidad libre de fósiles por sí solo.

Gran potencial en la electrificación de procesos de apoyo
Sin la electricidad libre de carbono suficiente para convertir toda la industria en acero ecológico, mientras tanto se pueden tomar medidas sostenibles, dice Ekdahl. Por ejemplo, los fabricantes de acero pueden optar por utilizar gas natural para la producción directa de hierro reducido (DRI) como una solución provisional hasta que el hidrógeno sea más asequible. Otra opción es comenzar a electrificar los procesos de apoyo.

Electric car bottom furnace at Kanthal's production site in Hallstahammar, Sweden

"Además de transformar la fabricación de acero en sí misma en un proceso bajo en carbono, la industria debe centrarse en electrificar otras áreas vitales, como el recalentamiento, el tratamiento térmico y los procesos de apoyo, ya que tienen un gran potencial para la electrificación", dice.

Según estimaciones de la Asociación Sueca de Productores de Acero, la electricidad podría reemplazar alrededor del 80 por ciento del combustible utilizado para el tratamiento térmico y alrededor del 20 por ciento del combustible utilizado para el calentamiento en la industria siderúrgica sueca. Eso equivaldría a una reducción de 300 000 toneladas en las emisiones anuales de CO2, al reducirlas casi a la mitad, a 400 000 toneladas por año. Si bien aún no se dispone de proyecciones similares para la industria siderúrgica mundial, la oportunidad sigue siendo considerable.

No hay excusa para esperar
Y aunque es posible que algunos cambios deban hacerse con el uso de electricidad basada en fósiles por ahora, eso no es necesariamente una excusa para esperar, sostiene Ekdahl.

"Incluso si la electricidad libre de carbono no está completamente disponible, hacer el cambio ahora podría ayudar a indicar cómo serán las necesidades futuras de electricidad, incluso si todavía produce emisiones por el momento", dice.

Las medidas de sostenibilidad también se pueden utilizar para mejorar el resultado final. Por ejemplo, el programa "destáquese" (step up) de la Asociación Mundial del Acero ayuda a las empresas a reducir sus emisiones y ahorrar en sus costos de energía a través de mejoras de eficiencia. Según la investigación de worldsteel, la implementación exitosa de la metodología tiene el potencial de reducir las emisiones directas e indirectas hasta en un 20 por ciento en el sitio promedio de fabricación de acero a base de minerales, y hasta en un 50 por ciento en la instalación promedio basada en chatarra.

No todo el mundo puede ser primero en adoptarlo
Entonces, ¿quién podría beneficiarse de la fabricación de acero ecológico hoy en día?

No es ningún secreto que la producción de acero bajo en carbono es significativamente más costosa que el uso de métodos convencionales. Sin embargo, eso no ha impedido que algunas marcas de alto perfil se comprometan a hacer el cambio.

En abril, el gigante automotriz sueco Volvo dijo que se estaba asociando con el pionero del acero de alta resistencia SSAB para desarrollar y comercializar los primeros vehículos del mundo hechos de acero libre de fósiles. El acero, que SSAB fabricará con hidrógeno, podría incorporarse a los primeros vehículos y componentes conceptuales a finales de este año. Mientras tanto, Mercedes-Benz AG ha anunciado la compra de una participación accionaria en la empresa de nueva creación sueca H2 Green Steel, y su intención de lanzar vehículos con acero libre de CO2 de la empresa en 2025.

Ekdahl cree que hay ventajas y desventajas potenciales de ser uno de los primeros en pasarse al segmento del acero ecológico.

"Cada empresa es diferente", dice. "Cuando se trata de la viabilidad comercial del acero ecológico, realmente depende de lo que haga. Si fabrica productos de alta gama, dirigidos al mercado de calidad superior, es posible que sus clientes ya estén dispuestos a pagar más por un producto sostenible". Para otros, puede tener más sentido esperar hasta que haya una tecnología disponible, agrega.

La ventaja para empresas como Volvo que eligen dar el paso ahora es la oportunidad de asociarse con un productor líder, como SSAB, para desarrollar el producto exacto que desean. Mientras tanto, otros pueden optar por una ruta diferente.

"Lo que todos pueden hacer ahora es comprometerse con los responsables políticos", dice Ekdahl. "El acero ecológico puede resultar limitante en términos de costos hoy en día, pero las tecnologías convencionales también se volverán más caras en el futuro a medida que lidiamos con sanciones de carbono más estrictas y regulaciones de emisiones".

Políticas climáticas neutras necesarias para un cambio real
Además de presionar al sector de la energía para que amplíe la producción de energía baja en carbono, Ekdahl dice que los gobiernos y los reguladores también podrían impulsar la competitividad del acero ecológico a través de políticas climáticas y decisiones de adquisición.

"Si se especificara el acero libre de fósiles en los procedimientos de contratación pública, eso aceleraría la transición", concluye. "A largo plazo, una vez que los gobiernos comiencen oficialmente a seguir una política de neutralidad climática, como hemos visto en lugares como Estados Unidos, Japón, China y Corea, es cuando la industria siderúrgica seguirá su ejemplo y vendrá un cambio real".

Contactar

¿Tiene alguna consulta o simplemente quiere hacer una pregunta?

Contáctenos

Manténgase informado

¡Suscríbase a nuestras noticias para obtener más información como esta!

Suscribirse

Un vistazo al futuro de la tecnología de calentamiento

La producción de acero está a punto de cambiar, y el calentamiento eléctrico es una gran parte de la transición. Obtenga más información sobre los desafíos y oportunidades con la electrificación.

Leer más

Acerca del programa de destaque de la Asociación Mundial del Acero
Destáquese es un proceso de varios pasos que cubre materias primas, entrada de energía, rendimiento y mantenimiento. Se puede utilizar para respaldar mejoras en las operaciones de la fábrica para lograr niveles de eficiencia acordes con los mejores resultados de la industria siderúrgica. Worldsteel ha desarrollado un proceso de revisión de eficiencia de cuatro etapas en toda la industria, basado en la práctica líder, para que todos los operadores de laminados lo sigan. Obtenga más información aquí.